AQUÍ ENCONTRARÁS, ARTÍCULOS FOTOS Y VIDEOS SOBRE LAS FUERZAS ARMADAS MUNDIALES, EQUIPO MILITAR, ARMAS DE FUEGO, ARMAS BLANCAS, LAS GUERRAS MUNDIALES Y OTRAS GUERRAS, VIDEOS DOCUMENTALES, HISTORIA UNIVERSAL, HISTORIA ARGENTINA, BATALLAS Y COMBATES, BANDAS SONORAS DE PELÍCULAS BÉLICAS, DERECHOS HUMANOS, SUPERVIVENCIA, SOCORRISMO.

"Soy un hombre de armas, un soldado, scout. Paradójicamente, al único de mi especie que admiro, empuñó solamente la palabra, su técnica fue la humildad, su táctica la paciencia y la estrategia que le dio su mayor victoria fue dejarse clavar en una cruz por aquellos que amaba".

Desde La Trinchera Del Buen Combate en Argentina. Un Abrazo en Dios y La Patria.

9 de septiembre de 2017

BATALLA DE LAS TERMÓPILAS. Fecha: 7 de Agosto u 8-10 de Septiembre. CARTAS DE AGATOCLES, SOLDADO ESPARTANO DE LA GUARDIA DEL REY LEÓNIDAS.

Batalla de las Termópilas
¿QUIÉNES SE ENFRENTARON EN LA BATALLA DE LAS TERMÓPILAS?
En la batalla de las Termópilas se enfrentaron dos grandes grupos con el objetivo de repeler la invasión que el Imperio persa de Jerjes I quería imponer sobre Grecia. El primer grupo fue Esparta y lo hizo por medio de tierra; el segundo grupo también importante fue Atenas, y lo hizo por medio del mar. Los griegos se encargaron de detener el avance persa, colocando sus tropas en la parte más angosta del desfiladero. Para contrarrestar esta invasión, Temístocles, general de Atenas, propuso una idea, que los aliados de Grecia se encargaran de bloquear los avances del ejército persa por las Termópilas y detener el ejército persa en el estrecho conocido como Artemisio.
Paso de las Termópilas. La línea de la costa en tiempos de la batalla se encontraba donde ahora pasa la carretera, o incluso más cerca de las montañas.
ANTECEDENTES
Debemos iniciar mencionando al rey persa Darío Grande, quien falleció cuatro años luego de la batalla de Maratón, y no pudo castigar a los griegos como él quería. Su principal objetivo era aparte de ingresar en Grecia, conquistar toda Europa y más. Es por esto, que ordenó nuevos impuestos para lograr unir y formar un ejército de proporciones enormes, el mayor de toda la historia, pero mientras se preparaba para ello, fue sorprendido por la enfermedad y murió.
Toda la sociedad espartana estaba enfocada en formar soldados entrenados y listos para seguir las órdenes firmemente, incluso morir si debían hacerlo. Las mujeres de la época tenían el propósito de tener hijos para formar soldados.
Corinto y su istmo (Grecia). Foto satélite de la NASA. Luego del paso del ejército persa por las Termópilas, y de apoderarse de todas las ciudades del Ática (Atenas, Tebas, Templo de Delfos, ya evacuadas), los griegos se refugiaron al sur, en el Peloponeso, y emplearon un último «tapón» defensivo en el istmo de Corinto, de unos 6 km de ancho. Las fuerzas griegas resistieron allí casi un año, derrotando al ejército persa.
RESUMEN DE LA BATALLA DE LAS TERMÓPILAS
Jerjes recibió información acerca de la posible invasión espartana pero no se preocupó. Esperó cuatro días y luego ordenó el ataque al quinto día. Por su parte, los griegos, formaron una gran muralla de lanzas y escudos alrededor de Termópilas. Los persas no lograron pasar la pared y Jerjes no estaba contento con el resultado. Pensó entonces que el ataque sería mejor durante la noche. Durante el segundo día de peleas, los persas eran asesinados igual que el primer día, y Jerjes pidió entonces que sus comandos de guerreros atacaran, esperando de esta manera ganar. La lucha fue enorme y los griegos cada vez disminuían más su ejército en número. Los soldados de Esparta eran excelentes soldados, que habían sido entrenados desde pequeños y que estaban dispuestos a dar su vida por Esparta. Luego de un tiempo de pelea, Leónidas el rey de Esparta, fue asesinado. Los hombres de Esparta protegieron su cuerpo y cuando se quedaron sin lanzas siguieron luchando con espadas, al acabarse las espadas lucharon con sus manos y dientes hasta que el último de los soldados de Esparta fue acabado.
Ilustración del héroe espartano
Jerjes I
Gran Rey (Shah) de Persia
Faraón de la Dinastía XXVII de Egipto
(Persia) Jerjes I.jpg
Información personal
ReinadoOctubre de 486 a 466 a. C.
Nacimiento519 a. C.
Persia
Fallecimiento466 a. C.
Persia
EntierroPersia
PredecesorDarío I
SucesorArtajerjes I
Familia
DinastíaAqueménida
PadreDarío I el Grande
MadreAtossa
ConsorteAmestris
Batalla de las Termóplilas (4). Autor Giuseppe Rava
CONSECUENCIAS DE LA BATALLA DE LAS TERMÓPILAS
Los griegos ocasionaron que se diera un impacto poderoso sobre las tropas enemigas, acabando con la vida de los hermanos de Jerjes y provocando que los persas perdieran todo tipo de fuerza invasora, de manera tal, que durante algunas batallas que se dieron posterior a ésta, los persas fueron eliminados con mucha facilidad terminando de esta manera con las invasiones persas.
Batalla de las Termopilas
IMPORTANCIA
La batalla de las Termópilas es todo un icono dentro de la cultura occidental, aparece en numerosos escritos, poesías, canciones, historias, películas y televisión. Su uso didáctico es innumerable pues aparece constantemente en artículos educativos. Luego de la batalla, la cultura de Esparta se ha convertido en objeto de inspiración y emulación a nivel mundial, creándose incluso varios monumentos en pro de la batalla.
"El general de Esparta, Leónidas, quien se encargó de defender el paso de las Termópilas hasta el final.
Ven y cógelo" en griego, que también están en el pedestal de la estatua; esto es lo que dijeron los 300 espartanos al comienzo de la batalla, cuando los persas les ordenaron que abandonaran sus armas.
HÉROE DE LA BATALLA DE LAS TERMÓPILAS
El héroe de la batalla de las Termópilas fue sin duda alguna el general de Esparta, Leónidas, quien se encargó de defender el paso de las Termópilas hasta el final. Con tan sólo 300 hombres de Esparta, quienes le hicieron compañía para defender su tierra contra el ejército persa, quienes eran miles de hombres. Ayudó a dar más tiempo a las tropas Espartanas para enfrentar a los persas.
Batalla de las Termópilas
Guerras Médicas
Léonidas aux Thermopyles (Jacques-Louis David).PNG
Leónidas en las Termópilas, por Jacques-Louis David(1814)

Fecha7 de agosto1​ u 8-10 de septiembre,2​ 480 a. C.
LugarTermópilasGrecia
Coordenadas38°48′00″N 22°32′00″ECoordenadas38°48′00″N 22°32′00″E (mapa)
Casus belliAcceso al paso de las Termópilas para la invasión de Grecia
ResultadoVictoria del Imperio aqueménida
Cambios territorialesPersia gana el control de Beocia y marcha hacia Atenas
Beligerantes
Ciudades-Estado griegas Imperio aqueménida
Comandantes
Leónidas I, rey de Esparta †Jerjes I, emperador de Persia
Fuerzas en combate
300 espartanos
700 tespios
2120 arcadios
1000 locrios opuntios
400 tebanos
400 corintios
200 hombres de Fliunte
80 micenos
1000 hoplitas focenses
En total:
5200+ (Heródoto)
7400+ (Diodoro Sículo)
11 200 (Pausanias)
Entre 150 000 y 400 0003
Según Heródoto~2 080 0004
Según Ctesias ~80 0005
Según estimaciones modernas ~200 000
Bajas
Entre 1000 y 4000, según Heródoto,6​ incluyendo a Leónidas I, los 300 espartanos y los 700 tespios~ 20 000 según Heródoto7
"Yo, que mañana he de morir, escribo estas letras a la luz de una antorcha esperando que amanezca. Contemplo el resplandor de las estrellas, y su brillo es muy diferente de la lobreguez que envuelve a los cadáveres que se extienden frente a mí, los mismos que tiñen de rojo el barro que piso y cuyo olor acre me repugna tanto como saber que mañana yo seré uno más entre ellos. 
Yo, Agatocles, soldado espartano, hago guardia en el desfiladero de las Termópilas (1), sé que hoy nos han rodeado, y que este lugar será mi tumba y al pensarlo mi estómago se encoge de frío, como si la gelidez de la muerte quisiera invadir ya mi cuerpo. 
Batalla de las Termopilas
Por eso escribo con mi letra menuda, y al hacerlo mis manos dejan de temblar y siento que mis temores se difuminan. No, no intentar huir al resguardo de la oscuridad, en su lugar escribo y estas letras hablarán por mí cuando yo esté muerto, ellas explicarán por qué acepto mi destino; sí, serán ellas las que darán cuenta de los motivos de los que aquí esperan la muerte.
De nosotros, los espartanos de la guardia del rey Leónidas, dicen que somos hombres justos, que fuimos elegidos entre aquellos que más despreciaban las riquezas y el lujo, y que nunca nos hemos dejado corromper por el oro, pero en verdad yo os digo que quien dice esto miente. 
En Corinto vimos por primera vez oro y plata en abundancia y nos arrojamos sobre él ansiosos de botín, pero al poco vimos al hermano pelear con el hermano por una copa de plata, o a hombres que habían luchado codo con codo disputar por una esclava de ojos verdes. 
Batalla de las Termopilas
Leónidas nos vio poseídos por la codicia y nos convocó en el gora, allí arrojó lo que le había correspondido al suelo y dijo 
“Ahí tenéis mi parte, mataos por ella”. 
Los trescientos hombres de su guardia nos avergonzamos y nos desprendimos de nuestras riquezas de igual manera. Desde esa noche abandonamos los palacios de mármol y dormimos fuera de la ciudad, al cobijo de nuestras tiendas de lino. 
Batalla de las Termópilas 480 AC. Muerte de Leónidas. Autor Steve Noon
Todos los hombres del ejército de Esparta nos alabaron y dijeron: 
“Estos son hombres justos que no se dejan corromper”
Pero se repartieron nuestro oro y a nosotros no nos importó, porque habíamos visto el precio de la opulencia y nos pareció tan alto que ni uno sólo de los trescientos tuvo ánimo para permanecer en la ciudad. 
Por eso, cuando distinguimos a Jerjes en la colina vestido de seda engarzada con piedras preciosas, le despreciamos. 
Batalla de las Termopilas
Sin embargo, aquella misma tarde nos ofreció un carro cargado de oro a cambio de dejar el paso franco y nosotros sentimos de nuevo el gusano de la codicia en nuestro interior y creo que nadie se vio libre de desear esas riquezas y abandonar el desfiladero y vivir, pero Leónidas se puso frente a nosotros. 
Él nos conoce y por eso no habló de honor, gloria, o patria, porque sabía que en esta ocasión esos términos sonarían huecos a nuestros oídos frente a la palabra vida.
“Quizás alguno todavía desea vivir en Corinto”, dijo, “el que quiera puede coger su parte y abandonarme. Al que lo haga le recomiendo que cargue mucho oro para olvidar el rostro de los amigos que deja atrás y le hará falta aún más para olvidar la sangre de los que morirán por su traición más allá del desfiladero”. 
Eso dijo, y luego guardó silencio, y nadie se movió y ni uno sólo de nosotros arrojó las armas y por un momento, sólo por un momento, nos regocijamos de estar allí junto a nuestro rey. Así fue, y quien diga lo contrario merece la muerte. 
Batalla de las Termopilas
De nosotros, los espartanos de la guardia del rey Leónidas, dicen que somos hombres de gran valor, que no tememos la muerte y despreciamos el filo de las armas de los enemigos.
Yo, en verdad os digo, que quien dice esto miente, que al ver las filas del enemigo erizadas de armas se nos encoge el corazón y tememos el corte del acero y el dolor de las heridas, pero mucho peor que este dolor nos parece sufrir el desprecio del amigo que combate a nuestro lado, la vergüenza de la mujer que espera nuestro regreso, o el repudio del anciano que un día luchó por nosotros. 
Batalla de las Termopilas
Por todo eso dominamos nuestros temores y luchamos poseídos de una furia salvaje que resplandece en nuestros ojos, pero esa mirada no es de odio al enemigo, sino de espanto por saber que la parca camina siempre a nuestro lado y que cualquiera puede ser el próximo. Así es, y quien diga lo contrario merece la muerte. 
De nosotros, los espartanos de la guardia del rey Leónidas, dicen que somos hombres leales y luchamos por la libertad de los ciudadanos helenos, por la justicia y la ley, pero en verdad yo os digo que quien dice esto miente. 
Batalla de las Termopilas
Mañana al amanecer embrazaremos nuestros escudos y, tras empuñar las lanzas, se escucharán nuestros himnos de guerra resonar en el desfiladero y cargaremos contra las hordas de los bárbaros. Yo avanzaré hombro con hombro ocupando mi puesto en la falange cerrada y sentiré el calor, la luz del sol, el olor del hierro, el sudor de los hombres, sabiendo que todo eso lo haré por última vez. 
Batalla de las Termopilas
Y mi lanza se llenará de sangre y mataré diez bárbaros, o cien, o mil, pero esto valdrá de poco, por que mi vientre será atravesado por las lanzas del enemigo y moriré, pero no lo haré‚ por la libertad de los helenos, ni por la justicia y la ley, ni siquiera moriré por Esparta.
Moriré por no verme esclavo, arrastrando la cadena de la servidumbre por los desiertos de Media; moriré por vengar a Agesilao, mi amigo, al que vi caer ayer atravesado por una flecha egipcia; moriré junto a Arquíloco, que me ha cubierto el flanco con su escudo en diez batallas, y mañana me lo cubrirá por última vez; moriré por Leónidas, que nos conduce a la muerte, pero al que le estamos agradecidos por que antes hizo de nosotros hombres. 
Batalla de las Termopilas
Mañana, cuando la noche caiga, de la guardia del rey Leónidas sólo quedará un grupo de cuerpos sin vida, y después un puñado de huesos, y después un puñado de polvo, y después nada.
Quizás entonces, cuando se haya olvidado el nombre de Esparta, e incluso el vasto imperio del Rey de Reyes haya sucumbido al olvido, alguien recordará nuestro sacrificio y verá que por nuestra muerte fuimos justos, valientes y leales, y todo lo que no llegamos a ser en vida, y entonces dirá: 
“los espartanos de la guardia del rey Leónidas murieron hace mucho, pero su recuerdo permanece inmortal”. Así será, y quien diga lo contrario merecerá la muerte " 
Estatuilla de Leónidas siglo V a.C,
(1) Las Termópilas es un desfiladero en Grecia, en Tesalia, cerca del monte Eta. En el 480 a.c, los griegos bloquearon el paso para detener la invasión persa dirigida por el rey Jerjes. El ejercito invasor habría contado con aproximadamente doscientos mil hombres. Al principio, a pesar de la desigualdad numérica, los griegos pudieron detener a sus enemigos. Pero luego, un traidor llamado Efialtes, por oro, le reveló al rey persa un atajo para sorprender a la resistencia helena por sus espaldas. Entonces, los griegos se retiraron salvo los trescientos espartanos de Leónidas. Las leyes de su ciudad le prohibían retirarse del campo de batalla. Leónidas, y todos sus guerreros, murieron en combate.
…tomad un buen desayuno puesto que hoy no habrá cena". Leónidas
Representación de soldados persas, probablemente del cuerpo de los Inmortales.

Las Termópilas Grandes Batallas, Leónidas y sus espartanos
https://www.youtube.com/watch?v=k7BhIoZ6BZ4
ANTECEDENTES
Los atenienses tras Maratón se habían estado preparando para afrontar una guerra contra Persia desde mediados de la década. Finalmente, en 482 AC, se tomó la decisión, bajo la guía del estadista ateniense Temístocles, de construir una masiva flota de trirremes, imprescindible para que los griegos pudiesen enfrentarse a los persas. 
Batalla de las Termópilas 480 AC. El rey espartano Leonidas alzando su dory (lanza) en señal de triunfo, detrás se ve el podio del rey Jerjes desde donde contempla la batalla. Autor Johnny Shumate
Sin embargo, los atenienses carecían de la capacidad y la población suficiente para enfrentarse al enemigo a un mismo tiempo en tierra y en el mar, por lo que para combatir a los persas necesitaban llegar a una alianza con otras polis de Grecia.
El ejército persa de Jerjes I tendría unos 200.000 efectivos, y planeó llevarles por tierra protegidos por la flota. Para ello mando construir dos puentes de barcas en el Holesponto entre Abidos y Sestos diseñados por el griego Harpalo. Para el primer puente se emplearon 314 barcos y para el segundo 360, encima de los barcos se situaron pasarelas de madera.
Puente de barcos construidos por los ingenieros griegos a servicio de los persas sobre el Holesponto 480 AC
En el invierno del 481 AC se habían acabado los preparativos, y Jerjes estableció su cuartel general en Sardes, desde donde envió embajadores por toda Grecia solicitando de nuevo la tierra y el agua, símbolos de la sumisión. En Atenas los embajadores persas fueron juzgados y ejecutados, en Esparta, simplemente fueron arrojados a un pozo, lo que significaba la guerra.
Imagen de Jerjes I en un relieve en su palacio de Persépolis, en la actual Irán, país que ha mantenido el culto persa hasta nuestros días.
MOVIMIENTOS PREVIOS
Jerjes partió de Sardes a mediados de abril, durante el invierno había estado reuniendo 3 instruyendo se ejército, a mediados de mayo llegó a Troya, donde al parecer realizó un sacrificio a los antiguos héroes, a primeros de junio llegó a Abios donde había concentrado su flota que consistía en 1.000 trirremes y 200 naves menores. Cruzó el Holesponto por Sestos y se dirigió a Doriskos donde a finales de junio pasó revista a su flota y a su ejército. 
Batalla de las Termópilas 480 AC (3). Autor Johnny Shumate
A mediados de junio llegaron al río Strymon, donde sus ingenieros construyeron un puente de barcas. A finales de julio llegaron a la ciudad de Melas (Tesalónica) donde se reunieron de nuevo con la flota descansaron. A mediados de agosto abandonan el camino de la costa y pasan entre el monte Olimpo y el monte Osa, llegando a Larisa. A finales de agosto después de atravesar Teasalia llegan al paso de las Termópilas.
Ruta de Jerjes a las Termopilas 480 AC: 1 mediados de abril, parte de Sardes, 2 mediados de mayo llega a Troya; 3 primeros de junio cruza el Holesponto, 4 finales de junio llega a Doriskos; 5 mediados de julio tienden un puente de barcas sobre el Strymon; 6 finales de julio llegan a Therma (Tesaloníca) donde se reúnen con la flota; 7 mediados agosto despueste de bordear el monte Olimpo llegan a Larsa; 8 finales agosto llegan a las Termópilas.
Temístocles sugirió que la ruta hacia el sur de Grecia (Beocia, Ática y el Peloponeso) exigía que el ejército de Jerjes atravesase el estrechísimo paso de las Termópilas. Este paso podía bloquearse fácilmente con los hoplitas griegos a pesar del abrumador número de soldados persas. Además, y para evitar que los persas superaran la posición griega por mar, los navíos atenienses y aliados podrían bloquear el estrecho de Artemisio. Esta estrategia dual fue finalmente aceptada por la confederación. Sin embargo, las ciudades del Peloponeso prepararon planes de emergencia para defender el istmo de Corinto en el caso de que fuera necesario, a la vez que las mujeres y niños de Atenas fueron evacuados en masa hacia la ciudad peloponesia de Trecén.
Batalla de Termópilas. Representación moderna que grafica la estrategia tipo «tapón» que aplicaron los griegos para detener el avance del inmenso ejército persa, en un ancho de 15 metros (según otras fuentes, 50 metros)
Finalmente decidieron reunir una fuerza de 10.000 hoplitas, de los cuales 1.000 eran espartanos, todos bajo el mando del rey espartano Leonidas. Los espartanos no mandaron más efectivos porque se encontraban celebrando la festividad religiosa de las Carneas, finalizada la misma acudirían con el resto del ejército.
También reunieron una flota de 324 trirremes y 9 pentaconteros bajo el mando del espartano Euribiades (los espartanos aportaron 10 naves frente a las 180 atenienses de Temístocles).
Recreación de una falange griega basada en las fuentes de The Perseus Project
Acudieron al paso de las Termópilas (Aguas Calientes) que estaba dividido en tres puertas: la del oeste, la del centro y la del este. La oeste estaba al este de la desembocadura del Asopo, la del este en el lado occidental de la ciudad de Alpeni. Al sur de las tres estaba el monte Calidromo, Leónidas se estableció en la del centro que tenía una anchura de 35 metros, donde existía un muro defensivo levantado por los habitantes de Fócida, y que rápidamente repararon.
Paso de las Termópilas, se puede apreciar las tres puertas, el campamento persa y el sendero de Anopea.
También le llegaron noticias a Leónidas, desde la cercana ciudad de Traquinia, de la existencia de un sendero montañoso llamado Anopea, que pasaba por un lugar llamado Dracospilia y seguía hacia el oeste hacia la garganta del Asopo,en las cercanías del pueblo de Traquis, y que bordeaba las tres puertas. En respuesta, Leónidas envió a 1.000 soldados fócidos para que se estacionaran en las alturas y evitasen esa maniobra.
Guerrero espartano. El pelo largo era característico de los hombres de Esparta, según Heródoto, era símbolo de «hombre libre»
Los persas avanzaron con su flota por delante y en la costa de Magnesia fue sorprendida por un temporal y según Herodoto perdieron 400 buques y gran cantidad de víveres cuando llegó a la isla Eubea, dividió la flota en dos partes: una con 200 naves fenicias que bordearía la isla para bloquear la línea de retirada de la flota aliada, y la otra entraría en el canal de Eubea y entablaría combates con los griegos.
La vanguardia persa trabó combates a media tarde con los barcos griegos, siendo éstos favorables al bando griego, que capturó hasta 30 barcos. Por la noche, estalló otra tormenta, naufragando la mayoría del destacamento persa enviado a cortar la retirada griega.
Ruta de la flota de Jerjes 480 AC
El segundo día de batalla, las noticias de este naufragio llegaron a los griegos. Sabiendo sus vías de escape seguras, decidieron mantener la posición. Utilizaron tácticas de ataque y retirada sobre varios barcos cilicios, capturándolos y destruyéndolos. No obstante, al tercer día la flota persa atacó las líneas griegas con todos sus efectivos, los griegos adoptaron la formación de media luna para evitar ser envueltos. Tras un día de cruentos combates, los aliados mantuvieron las posiciones, no sin sufrir severas pérdidas en el proceso. 
La mitad de la flota ateniense había quedado dañada, pero los aliados habían infligido un número equivalente de bajas a la armada persa. Esa noche, los griegos recibieron las noticias de la caída de las Termópilas. Dado que la flota griega se encontraba menguada, y en cualquier caso ya no tenía sentido defender Artemisio, se retiraron a la isla de Salamina.
Jerjes llegó con su ejército al paso de las Termópilas y acampó en la puerta este junto a la desembocadura del Asopo, espero cuatro días con el fin de atemorizar a los griegos. Mandó a sus jinetes para que informasen de lo que hacían los griegos y le informaron que estaban haciendo ejercicios, sin que se inmutaran por su presencia.
Batalla de las Termopilas 480 AC. Una patrulla persa reconociendo la posición griega, estos están haciendo ejercicios mientras otros vigilan armados desde el muro, los espartanos tenían la costumbre de hacer ejercicios físicos dos veces al día antes del desayuno y por la tarde . Autor Steve Noon
LA BATALLA
El quinto día de su llegada, Jerjes finalmente decidió lanzar un ataque sobre los griegos. Primero envió a los soldados de Media y a los del Juzestán contra los aliados, con instrucciones de capturarlos y llevarlos ante él. Estos contingentes lanzaron un ataque frontal contra la posición griega, que se había situado en la muralla fócida, sin embargo, se trataba de tropas de infantería ligera, numerosas pero en franca desventaja de armamento y armadura frente a los hoplitas griegos. 
Batalla de la Termópilas 480 AC (1)
Al parecer iban armados con escudos de mimbre, espadas cortas y lanzas arrojadizas, poco efectivas contra la muralla de escudos y lanzas largas de los griegos. Tras varios asaltos fracasados, decidió enviar a sus tropas de élite: los Inmortales que eran unos 10.000 efectivos. Los griegos para evitar la fatiga, rotaban sus unidades ya que el frente no exigía muchos efectivos y en ese momento les tocaba el turno a los espartanos, estos realizaron su maniobra favorita el anastrophe que consiste en fingir una retirada, cuando el enemigo les perseguía, daban media vuelta y contraatacaban, así es que les dejaron saltar el muro y cuando menos lo esperaban los masacraron.
Batalla de las Termópilas 480 AC (2). Autor Brian Palmer
En el segundo día, Jerjes envió de nuevo a sus arqueros para ablandar y después lanzo la infantería para atacar el paso con los mismos resultados. Recibió la visita de un traidor griego de Tesalia llamado Efialtes que le informó de la existencia del paso montañoso que rodeaba las Termópilas, ofreciéndose a guiarles. Al anochecer envió a su comandante Hidarnes jefe de los Inmortales, para que rodeasen a los aliados a través del paso, según Diodoro, Hidarnes contó con una fuerza de 20.000 hombres para esta misión lo que es una exageración para avanzar por un sendero de montaña.
Batalla de las Termopilas 480 AC (5). Autor Peter Dennis
Al amanecer del tercer día, los fócidos que guardaban el sendero Anopea, se dieron cuenta de la llegada de la columna unos corrieron a avisar a Leonidas y otros se retiraron a una colina cercana para preparar su defensa asumiendo que los persas habían venido a atacarles, pero estos se limitaron a dispararles flechas y seguir su camino.
Batalla de las Termopilas 480 AC. Marcha de los inmortales. Los inmortales sorprenden a los fócidos al amanecer, estos se colocan apresuradamente su equipo, pero los inmortales les disparan flechas y siguen su camino. Autor Steve Noon
Cuando los fócidos avisaron a Leonidas que habían sido rodeados, y se quedó con una fuerza de 300 espartanos, 400 tebanos y 700 tespios defendiendo el muro por ambos lados. El resto se retiró, con el sacrificio de esta fuerza, evitó que la caballería persa los hubiese masacrado durante la retirada. Los persas sufrieron 20.000 bajas frente de 2.000 a 3.000 griegas.
Batalla de las Termópilas 480 AC, los espartanos y demás griegos rodeados por delante y por detrás por las fuerzas persas

Fuente:
https://www.euston96.com/batalla-las-termopilas/
https://arrecaballo.es/edad-antigua/los-griegos/batalla-de-las-termopilas-480-ac/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario